Esta es tu primera vez en nuestra web

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios.

Si quieres seguir navegando debes aceptar su uso o configurar las cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.

Salir de la web

Objetos imprescindibles para una farmacia canina


19/05/2020

Cuando viajamos nunca está de más aprovisionarnos de un botiquín con elementos de primeros auxilios, los medicamentos que solemos tomar, si es qué solemos tomar alguno y con tijeras, pinzas, cortaúñas y otros elementos básicos que podemos necesitar en nuestro viaje. En el caso de viajar con nuestra mascota, el botiquín canino tiene una mayor importancia porque algunos elementos nos son tan sencillos de conseguir cuando estamos de vacaciones.

Un botiquín canino es una pequeña ‘farmacia’ portátil puede sernos muy útil en pequeños accidentes o contratiempos que podemos resolver nosotros mismos. También nos puede ayudar a contener heridas antes de conseguir localizar un veterinario en nuestro destino vacacional.  

 

Botiquín canino

 

Por ello, hay una serie de elementos que nunca deben faltar cuando viajamos con nuestro perro. En HGVET hemos creado este listado en el que presentamos unas recomendaciones básicas de los principales productos que debería incluir un botiquín para nuestro perro.  Aunque nuestro consejo es que te acerques a alguna de las clínicas HGVET  y te dejes asesorar por nuestro equipo de profesionales. En algunos casos dependiendo del animal, su edad y su estado de salud, e incluso, dependiendo del destino al que vayáis, será el equipo veterinario quien te puede asesorar de manera personalizada.

Principales elementos para un botiquín canino de viaje

  • Una pinza veterinaria: una pinza es un utensilio que nos puede resultar muy útil para extraer suciedad o cuerpos extraños que se le pueden introducir en una herida si nuestro compañero tiene algún accidente.
  • Tijeras de punta roma: de igual manera unas tijeras pueden ser necesarias en una pequeña lesión o en un accidente más grave. Nos servirán para cortar material de vendaje, sobre todo, si estamos haciendo una excursión o de paseo.
  • Termómetro digital: cuando un perro está enfermo, muchas veces el veterinario nos encargará controlar su temperatura. Además de tener un termómetro, debemos saber cómo ponérselo a nuestro perro, el veterinario te enseñará. Debemos tener en cuenta que los perros tienen una temperatura más elevada que los humanos, unos 38 grados los adultos y 39 grados los cachorros.
  • Bozal: el bozal junto con la correa son elementos que siempre debemos llevar cuando viajemos con nuestro compañero. Es un utensilio que se utiliza para cubrir el hocico del perro y es obligatorio en muchos medios de transporte.
  • Calcetines o botas de protección de vendajes: estos elementos son la manera efectiva de proteger los vendajes de las patas de nuestros perros.


Vendaje para una pata herida

  • Material para vendaje: al igual que en un botiquín de humanos, las vendas de hilo, vendas cohesivas y el esparadrapo no pueden faltar en un botiquín de primeros auxilios. Con estos elementos y el material desinfectante podremos limpiar una herida leve o contener una herida grave hasta que acudamos al veterinario.
  • Material desinfectante: tanto el agua oxigenada, el alcohol y la clorhexidina son esenciales para desinfectar y limpiar las heridas de nuestro can. También podemos incluir cremas o pomadas para heridas, que facilitarán su cicatrización y desinfección. 
  • Medicamentos: existen algunos medicamentos que pueden ser útiles en un viaje, como los medicamentos para los vómitos y las diarreas. Antes de comprarlos debemos consultar a nuestro veterinario. En algunos viajes pueden salvar alguna situación complicada.  

Perros con enfermedades crónicas: elementos que no deben faltar en un botiquín

Para los canes que padecen enfermedades crónicas es vital incluir en el botiquín medicamentos que el perro toma de manera regular, en cantidad suficiente para toda la duración del viaje e incluso alguna dosis más por si la estancia se extendiera o surgiera algún imprevisto.

También debemos incluir un informe clínico del veterinario que le atiende habitualmente donde conste la enfermedad y tratamiento. Si viaja al extranjero recomendamos que dicho informe esté también escrito en inglés, para evitar malentendidos.